Diez claves para mejorar tu empleabilidad en 2017 by El Economista.


La palabra mágica en la búsqueda de empleo es ‘empleabilidad’. Aunque más que magia, necesitarás mucho esfuerzo para conseguirla, mejorarla y poder presumir de ella ante los reclutadores. En el empleo más difícil del mundo, que hoy es buscar trabajo, la empleabilidad es la clave para que te adaptes a las exigencias de las empresas y a los vaivenes constantes del mercado laboral.

Cambios vertiginosos en el mercado laboral; una competencia creciente entre los candidatos; la necesidad de diferenciarse del resto para llamar la atención de los reclutadores; y la obligación de adoptar estrategias diferentes de búsqueda que pueden llevarnos incluso a cambiar de carrera, de sector o de profesión para dedicarnos a algo que nunca antes habíamos hecho…

La clave es la empleabilidad y saber cómo lograrla, mejorarla y gestionarla, tratando de predecir qué haremos en el futuro, en qué sector o profesión estaremos trabajando dentro de unos años, teniendo en cuenta cuáles son nuestros puntos fuertes y las competencias diferenciales que nos permitan dedicarnos a distintas profesiones.

La reinvención profesional es sacar partido de aquello que sabes hacer en otro sector o profesión

La mala noticia es que para esa labor de predicción estás prácticamente solo, porque casi nadie te puede ayudar a decidir qué carrera debes estudiar; cuál es el sector que te asegura un perfil profesional con éxito; y ni siquiera cuáles son las capacidades que debes adquirir para adecuarte a los puestos y exigencias de los reclutadores y de las empresas.

¿Cómo puedes ser más empleable? Aquí tienes algunos consejos para crear una marca personal que resulte atractiva a los empleadores por ser una identidad profesional completa y diferente a la del resto de candidatos; porque demuestra que eres adaptable a los cambios del mercado y a las demandas de quienes buscan talento; y porque prueba que has adoptado nuevas estrategias de búsqueda de empleo:

  1. Debes darle un verdadero sentido a la idea de la reinvención profesional. Básicamente, esto significa que eres capaz de sacar partido de aquello que ya sabes hacer en otro sector, puesto o actividad, y que puedes tomar caminos diferentes o alternativos porque has adquirido las competencias básicas que podrás aplicar en otro sector.

Demuestra que tus capacidades profesionales no están obsoletas, y que puedes responder a las exigencias del mercado laboral o de lo que buscan realmente las empresas.

Has de ser capaz de convencer a los reclutadores de que las competencias que has adquirido pueden usarse en otras áreas en las que quizá no has entrado aún. Conviene que identifiques tus mejores cualidades -los verdaderos valores- y que analices cuáles son las opciones del mercado laboral que pueden servirte.

Recuerda que las compañías buscan y exigen habilidades transversales, que son las más difíciles de enseñar. No se trata de meros conocimientos ni de cualidades técnicas, sino de capacidades comerciales o de seducción, de adaptabilidad y autoaprendizaje; de la capacidad de reciclaje o la habilidad multidisciplinar, que tienen mucho que ver con la disposición para trabajar en un entorno cambiante, así como el talento de trabajar en diferentes puestos, de ser un comodín y de demostrar flexibilidad funcional; la creatividad; la innovación; las habilidades relacionales y comunicativas, asociadas a una faceta internacional relevante.

2.No comiences ninguna búsqueda ni te plantees una estrategia que tenga que ver con la empleabilidad sin tener en cuenta un hecho evidente: el 80% de las ofertas de empleo son invisibles, y esto significa que los cauces tradicionales para saber si quiera que existen no sirven de nada. En España, los contactos representan la mitad de las estrategias eficaces para encontrar un trabajo. La consecuencia: debes construir un red de networking que te permita acceder a las ofertas de trabajo ocultas como opción casi única para triunfar en la búsqueda.

Cuidado con la burbuja de las nuevas profesiones: no todas son sostenibles en el tiempo

3.Saber cómo rastrean ahora el talento los empleadores te ayudará a adaptar tu perfil a las nuevas búsquedas. Así, lo primero que debes tener en cuenta es que que ya no basta con que cazatalentos, consultoras, empresas de selección o portales de empleo simplemente presenten candidatos que pueden servir para un puesto determinado. Las nuevas capacidades profesionales que se exigen, junto con la brecha entre lo que sale de las universidades y las necesidades de las empresas provocan que esos perfiles no encajen en las organizaciones y por tanto los índices de fracaso son elevados.

Has de conocer por tanto a los reclutadores que más te convienen para acceder al empleo que mejor va con sus búsquedas: las compañías son cada vez más autosuficientes al seleccionar candidatos. Hoy es necesario conocer cómo funciona el mundo 2.0 en todo lo que se refiere a la identificación, evaluación y desarrollo de aquellos a los que se pretende contratar.

Llegan nuevos agentes al mercado del reclutamiento, y esto provoca el auge de las recomendaciones de particulares; de las ofertas invisibles, que hacen que sean cada vez más importantes los contactos personales y menos el currículo; o de la influencia creciente de las plataformas que tunean profesionalmente a los candidatos… Debes estar al día para reconocer quién se queda al frente de las recomendaciones, de la selección y adecuación de los nuevos perfiles profesionales.

4.También las nuevas fórmulas de trabajo que surgen determinan tu empleabilidad y miden tu capacidad de adaptación al nuevo escenario. Se dan maneras diferentes de valorar el rendimiento y la eficacia, que son contrarias a la cultura presentista y de la multitarea inútil; y la gestión de personas y modelos de retribución se adaptan a una realidad nunca vista en las organizaciones.

La tecnología aporta mayor flexibilidad al mercado laboral y permite localizar el trabajo donde sea necesario y encontrar el talento allí donde esté. Cobra un nuevo sentido el equilibrio entre la vida personal y la laboral, pero no se habla tanto de conciliación como de integración, asociada a la exigencia de disponibilidad las 24 horas por parte de las organizaciones. Tendrás que ser capaz de gestionar estas demandas y adaptarte al hecho de que los profesionales tendrán que estar dispuestos a cambiar con más frecuencia de carrera, sector o empresa. En respuesta a todo esto se extenderá el teletrabajo, el trabajo por proyectos o la rendición de cuentas a varios jefes a la vez, los contratos a tiempo parcial que permitan las jornadas adaptadas al ciclo productivo de cada empleado, con un predominio del cumplimiento de hitos y objetivos.

Seguir leyendo en la  publicación original El Economista

,

Deja un comentario